Los cincuenta años del Colegio Nacional Andrés A. Cáceres al servicio del Pueblo de Cachicadán

Prof. Angel F. Velásquez Y.
Exalumno Colegio Anexo C. Vallejo
Promoción 1974 - José María Arguedas

          Este año 2017, en fecha 16 de mayo, el Colegio Nacional Técnico Andrés A. Cáceres de Cachicadán, celebra 50 años de vida institucional educativa; medio siglo impartiendo Educación Secundaria a la juventud que puebla este distrito y los pueblos vecinos.

          Su funcionamiento es la continuidad de la Secundaria que ya existía años antes, mejor dicho es la conjunción de dos colegios, el Colegio Municipal Vespertino “San Martín de Porres”, creado el 21 de junio de 1964 ante la latente necesidad que exigía la población, para la enseñanza del nivel secundario; y el anexo del Colegio Nacional “César Vallejo” de Santiago de Chuco, gestado por un grupo de profesores y ciudadanos, autorizado mediante Memorandum de fecha 14 de marzo de 1967, emitido por la 8va Región de Educación para que se aperture una sección diurna de nivel secundario anexa del colegio César Vallejo y que debería funcionar en Cachicadán. De inmediato se hizo la matrícula respectiva y las clases comenzaron el 01 de abril de 1967 con 26 alumnos; días después se emitió la Resolución Ministerial N° 1436-16-05-67, que aseguraba el funcionamiento del colegio Anexo con su respectivo presupuesto; por tal razón se toma como fecha de creación el 16 de Mayo de 1967. Ambos colegios fueron muy bien recibidos por parte de la población, porque llegaron justo en su momento, en la hora que el pueblo clamaba por una respuesta a una necesidad de educación; generando un clima de esperanza y armonía por parte de la ciudadanía de ese entonces, quienes celebraron estas conquistas trascendentes.

          En la gesta de dichos colegios, para la concreción del Vespertino Municipal “San Martín de Porres” participaron el Alcalde don Martín Deza Gurreonero, los regidores: Víctor Lujan Vilca, Carlos Quiñones, el profesor Carlos Alfaro Reyna y el pueblo en general, y para el colegio Anexo César Vallejo, jugó papel preponderante el profesor Antonio Mariano Villanueva, quien laboraba como docente del Colegio “Cesar Vallejo” en Santiago de Chuco y otros profesores cuyos nombres obviamos para no ser extensos.

          Por convenir al pueblo y en aras de la unificación que siempre mantuvieron nuestros antecesores, en sesión de “cabildo abierto” realizado en el atrio de la Iglesia Católica el 11 de abril de 1969, se acordó definitivamente realizar la fusión de dichos colegios, para luego gestionar unidos que tengamos un colegio nacional independiente. Dicho día fue declarado “Día de la Unificación del pueblo de Cachicadán”. Así, por este acuerdo y cumplida la amalgamación de las dos entidades educativas mencionadas, quedó el colegio anexo “César Vallejo” como el único colegio de educación secundaria en el pueblo, el cual recibiría el apoyo unánime en todos los aspectos de su requerimiento funcional. Estos apoyos ciudadanos fortalecieron grandemente su labor y poco a poco fue creciendo en número de alumnos hasta tener cinco secciones; es decir de primero a quinto y al mismo tiempo se incrementaba el número de profesores. Los cinco años transcurridos originaron el egreso de la primera promoción en 1971 y de otras en los años sucesivos; este fue el principal motivo o antecedentes para consolidar la independencia esperada para este colegio, cuyas gestiones estaban en marcha y con anticipación ante el Estamento Regional de Educación. Además de lo dicho, se organizó la Asociación de Padres Familia (APAFA), órgano de apoyo importante, que contribuyó positivamente al éxito y crecimiento del Colegio Anexo en sus primeros cinco años al servicio de la educación secundaria en nuestro distrito termo medicinal.

          Debido al crecimiento del alumnado y por el hecho de tener como local una casa particular, obligó a los padres de familia y a los profesores a tomar la decisión de construir su propio local donde poder albergarlos cómodamente y donde hayan aulas apropiadas para el desarrollo normal de las clases; para lo cual se contaba ya con un terreno, donado por la señora Adela Barrios de Tarnawieski a través de la Municipalidad, que había hecho entrega oportunamente al Coordinador Prof. Antonio Villanueva y Presidente de la APAFA, respectivamente.

          Así, el 17 de junio de 1971, cuatro años después de tal donación, se inició la construcción del local en el terreno mencionado, siendo Presidente de la APAFA el Sr. Humberto Vásquez Juárez. Esta jornada de trabajo era una más de las emprendidas por la población cachicadanense en favor de la Educación; cada padre y ciudadano voluntario, todos en conjunto se aferraron a la tarea de edificación; cómo no registrar o escribir estas dignas acciones en las páginas de la historia de la educación de nuestro pueblo; faltan palabras para describir el gran empeño de los que quisieron apoyar con su trabajo, sin regateos ni mezquindades, confeccionando adobes, abriendo zanjas para los cimientos, transportando adobes para levantar las paredes, jalando los maderos con sus yuntas, etc. Todo era un hormiguero humano que se movilizaba en diferentes direcciones trabajando arduamente.

Vista de la construcción de la primera planta con la participación de los padres de familia.

Miembros de la Junta Directiva, inspeccionando el avance de la obra. Pdte Humberto Vásquez y director Antonio Villanueva , acompañados del Prof. Gilberto Vásquez y Sr. Malaquías Nuñuvero

          Mucho se tiene que decir al respecto, pero que obviamos por cuestiones de edición, sin embargo, no podemos dejar de agradecer a las entidades que de una u otra forma realizaron aportes valiosos, como lo hicieron la Municipalidad Distrital con 35 000 soles, siendo Alcalde el Sr. Juan Gurreonero en 1975 y ORDEZA que en 1971 donó eternit para el techo

          Es así como la infraestructura llegó a convertirse, en un hermoso local, orgullo del esfuerzo y trabajo comunitario del pueblo de Cachicadán, obra que nunca debe destruirse y debe conservarse como un monumento histórico; en homenaje al sudor y fuerza de todos los que acudieron espontáneamente a hacer realidad el sueño de un local propio.

          Después de transcurrido algunos años y de haber realizado las gestiones pertinentes, se vio cristalizado el anhelo que tanto se esperaba y que fue motivo de regocijo; esto es, la expedición de la Resolución N° 1346, mediante la cual el Colegio Anexo “César Vallejo” se convertía en Colegio Nacional Mixto, tomando el nombre de “Andrés Avelino Cáceres”, el “Brujo de los Andes”, insigne luchador militar de la Resistencia en la Guerra con Chile y de quien se dice, pasó por la parte alta de lo que hoy es Cachicadán rumbo a Huamachuco, para enfrentarse con los invasores chilenos en dicho lugar. Nombre merecido y de tradición histórica, que el colegio independiente lleva con mucho orgullo de peruanidad en este pequeño rincón de nuestro Distrito; que también llegó en la hora justa, recibiendo desde ese momento la posta que le entregaba el Anexo “César Vallejo”; para continuar y asegurar el funcionamiento de la Educación Secundaria en nuestra tierra.

          Si bien es cierto, que durante los años de funcionamiento el Colegio Anexo Vallejiano había logrado muchas adquisiciones importantes, como mobiliario y material didáctico entre otras, no todo estaba solucionado; hacían falta muchas cosas que le correspondía obtener a las gestiones posteriores. Así, en el trajinar de los años que transcurrían, poco a poco con esfuerzo propio y con apoyo de diferentes entidades particulares y estatales, se obtuvo muchos aportes en beneficio de la educación y del estudiantado cacerista; como lo hicieron en su momento: la Municipalidad Distrital de Cachicadán, que construyó 02 aulas más en 1985 y el entablado de los pasadizos de la segunda planta, con el presupuesto aportado por “CORLIB” (Corporación Regional de La Libertad) siendo Alcalde don Angel F. Velásquez y en 1987 también por la construcción de dos aulas como ampliación de ambientes con presupuesto de “CORLIB” en el ejercicio del Alcalde Celso Miñano R.

          Además de esto, otros ciudadanos como los señores: Ingeniero Domingo Aranda y esposa, Eduardo Gallardo y Sra., Oscar Diestra y familia, Hnos. Enrique y Gonzalo Rojas Aguilar y Segundo Alfaro y esposa, contribuyeron en los acabados de varias aulas dejándolas listas para utilizarlas. Por otra parte con presupuesto de la Municipalidad Provincial de Santiago de Chuco y la Municipalidad Distrital, construyó la losa deportiva, la que también sirve como patio de formación del alumnado, siendo Alcalde el Sr. Celso Miñano R. Otra entidad fue la Micro Región II, con sede en Santiago de Chuco, la que construyó los otros ambientes aledaños y posteriormente la Municipalidad Provincial de Santiago de Chuco que construyó la otra losa deportiva, siendo Alcalde el Sr. Pablo Peña.

          A medida que el tiempo pasaba, la institución iba ampliándose en su infraestructura y adquiriendo más material didáctico y mobiliario a través del Ministerio de Educación y por esfuerzo propio realizando actividades económicas. Obtuvo computadoras ganando concursos y por donaciones de personas identificadas con las necesidades del Centro de Estudios.

          Posteriormente, mediante gestiones de su Director y respaldada por las autoridades locales, padres de familia, docentes, autoridades y pueblo en general, se logra la emisión de la Resolución Directoral de USE SCH Nº 0097 de fecha 06 de abril del 2000, la cual RESUELVE y autoriza la Conversión del Colegio “Andrés A. Cáceres” – Cachicadán, ya no solo de Ciencias y Humanidades, sino que amplíe sus servicios a áreas Técnicas, otorgándole la transferencia de la Infraestructura y equipamiento de la Ex CESED-C, a fin de garantizar un eficiente funcionamiento de este nuevo servicio y oferta educativa; destacando que todo el equipamiento que fuera transferido es de origen americano, como consecuencia del Convenio entre la Agencia Internacional para el Desarrollo -A.I.D- y el Ministerio de Educación. De este tipo de infraestructuras, solo existieron cuatro en el Perú; habiendo sido nuestro pueblo, gracias a las gestiones de las autoridades de esa época, beneficiado con una de las Centrales de Servicios Educativos.

          El 08 de Noviembre del 2005, El Colegio “AAC” fue beneficiado con el “Proyecto Huascarán”, obteniendo una antena parabólica y otros equipos para el servicio de Internet, con el que cuenta hasta el momento, así como de dos computadoras donadas por la Empresa Minera “San Simón”. Asimismo, la Municipalidad Distrital dirigida por su Alcalde Dr. Rosel Tacanga, mediante su política de apoyo a la educación, benefició al Colegio A.A. Cáceres con la entrega de 10 computadoras para implementar el “Centro de Cómputo” y la construcción del “Teatrín”.

          En resumen pues, el Colegio ha recibido muchos aportes, que han contribuido fundamentalmente al desarrollo y progreso de la educación beneficiando a las diferentes promociones que a la fecha han egresado de sus aulas cincuentenarias, todas ellas recibieron la mejor enseñanza de los profesores de las diferentes asignaturas curriculares a su cargo y de su especialidad. Estos maestros merecen ser recordados con gratitud y valorarlos en toda su dimensión profesional, porque es un alto honor para quien es profesor; es una profesión digna y hermosa que involucra vocación; es un don que Dios le ha dado para enseñar a sus semejantes. Han sido muchos, como una pléyade, los profesores que ha tenido el Colegio Cáceres; al mencionarlos posiblemente conformen una larga relación y cuyos nombres no sólo están registrados en diferentes documentos, sino también preferencialmente en el corazón de quienes fueron sus alumnos, que estoy seguro no los han olvidado y viven en el cofre de sus recuerdos, sumamente agradecidos.

          Han sido 50 años que han pasado y una larga trayectoria recorrida mirando siempre al blanco; allá arriba en la cumbre, sin cansancio ni fatiga, desafiando las distancias y venciendo resistencias, sembrando los surcos de la educación y cosechando los frutos maduros y exquisitos en el tiempo; siempre adelante luchando sin cuartel, sin mirar atrás para no retroceder y de este modo ser vencedores. No sólo se conformó con impartir enseñanza a secciones diurnas de menores, sino también a las secciones vespertinas creadas para adultos y adolescentes, que por motivos personales, ajenos a su voluntad; no les permitía la oportunidad de estudiar. 50 años de servicio y proyección a la comunidad distrital, en los aspectos socio cultural y cívico, demostrando orden, disciplina y gallardía en los desfiles del “Día de la Bandera”, de “Fiestas Patrias” y en el Aniversario del Pueblo. Compitiendo en lides deportivas y campeonatos, obteniendo triunfos invalorables que llenaron de gloria al Colegio y al pueblo. Años que ha pasado llenos de experiencias adquiridas; medio siglo de trabajo que no ha sido en vano, porque el optimismo pudo más que el pesimismo. Juntos, padres de familia, directores, profesores, estudiantes y pueblo; unidos como un solo hombre, dinamizaron los éxitos convertidos en triunfos que fortalecieron la fe y la esperanza, para la conquista de los mejores ideales en pro de la grandeza y desarrollo de la educación y de la cultura del Balneario Turístico de Cachicadán.

          Hoy el Colegio A.A. Cáceres, convertido en Institución Educativa Técnica, ha logrado en sus años de existencia, ser emblemática del conocimiento de la juventud de ayer, de hoy y seguirá siéndolo mañana y siempre; por eso en su mayoría, las promociones diurnas egresadas de sus claustros, las cuales suman 46 hasta el 2016, y también las vespertinas; participarán eternamente agradecidos en la celebración del “Cincuentenario”, tanto con su presencia, cuanto posiblemente con muchos aportes materiales y simbólicos, para dejarlos como recuerdo y expresión de gratitud a su alma mater que los cobijó y les brindó las enseñanzas que contribuyeron a su formación intelectual a través de sus maestros, quienes con mucho amor las impartieron, para que más tarde se conviertan en profesionales útiles al servicio de la Sociedad; por ello ahora existen médicos, profesores, ingenieros, abogados, , enfermeras, arqueólogos, contadores, economistas, técnicos en diferentes ramos, etc.

          El devenir histórico y el andar continuo del Colegio, en su largo camino hacia el logro de sus metas y objetivos, estuvo liderado por diferentes directores (titulares y encargados), docentes experimentados en el trabajo administrativo, quienes en cumplimiento de su labor, se entregaron de lleno y con responsabilidad al servicio de la institución a su cargo; dejando huella para recordarlos siempre y nunca olvidarlos. Ellos fueron los directores titulares: Antonio M. Villanueva Basilio, César Escobal Salinas, Manuel Alvarado y César Luján Espinoza; y los directores encargados: Conrado Carbajal Lavado, Alejandro Fernández Rebaza y Pedro Ascate Quezada. Actualmente ejerce la Dirección en forma titular, el profesor Marcos Neyra García, quien es el responsable de la celebración del “50° Aniversario”, razón por la cual se ha preocupado por hacer los contactos necesarios con ex alumnos y representantes estatales, a fin de organizar las diferentes actividades que se realizarán en los días conmemorativos del Aniversario de la IE A.A. Cáceres.

          Es necesario también resaltar de “El Cáceres”, el hecho de haberse constituido como un centro base para algunos caseríos del distrito, con el propósito de gestar sus anexos de Educación Secundaria; por lo cual se logró el funcionamiento de los colegios anexos en Santo Domingo, Palco y Tambillo; los mismos que actualmente benefician educativamente a las comunidades rurales del distrito; en pro de una mejor cultura y desarrollo social.

          Es un gran honor para el pueblo de Cachicadán contar dentro de sus instituciones educativas con un centro de esta magnitud, competitivo en todos sus aspectos; por lo que no hay nada que envidiar a otros colegios vecinos, sintiéndonos satisfechos y agradecidos por este gran privilegio obtenido; como un premio a la perseverancia de sus docentes, al apoyo de sus autoridades y a la bendición de Dios.

          La creación de este Colegio fue una respuesta al clamor de un pueblo, amante de la educación y de la superación cultural, que no quiso estar postrado y conformado en el atraso ni el oscurantismo intelectual, sino caminar por la senda de luz que ilumine un nuevo despertar del conocimiento, que fortalezca el saber de las presentes generaciones y las venideras, para que ellas vivan la grandeza de la enseñanza recibida, para que más adelante sean los promotores del éxito y los líderes del progreso de Cachicadán, el pueblo que tuvo un puñado de hombres que nos antecedieron, éstos dejaron huella de amor y solidaridad con sus semejantes, dando su tiempo para gestar todo lo que hasta aquí hemos alcanzado, pensando siempre en el bienestar general, sin más bandera que su lucha constante y su sacrificio permanente que los caracterizó como verdaderos hombres de trabajo y de honradez, sin servirse a sí mismos; esa fue su más grande satisfacción. Es justo entonces recordarlos y reconocerlos en este cincuentenario, siendo lo mejor que se puede hacer por ellos, que nunca pidieron nada, ni cobraron por sus servicios.

          Hay mucho que escribir, mucho que decir de esta larga trayectoria histórica del Colegio Técnico “Andrés. A. Cáceres”, de sus cinco décadas de existencia. Me ha bastado hacer un comentario, considerando en él ciertas remembranzas referentes a la Educación Secundaria, aquella que llegó como se ha dicho; en la hora del pueblo, como una clarinada que anunciaba un nuevo despertar y una nueva esperanza para la juventud de un pueblo sediento de sabiduría.

          El 16 de Mayo del 2017 se cumplen 50 años y el 17 empiezan los pasos “rumbo al centenario”. Las promociones de las nuevas generaciones de estudiantes lo celebrarán y seguirán los pasos de las anteriores; el “Cáceres” continuará su marcha como el Alma Mater, por siempre en el transcurso de los tiempos.

¡Viva nuestro glorioso Cáceres!
¡Viva Cachicadán!